Teléfono:+34 971 26 42 82
  • El secreto de la doble limpieza

    El secreto de la doble limpieza


    Últimamente oímos mucho hablar de la doble limpieza y sus beneficios y es que la limpieza es el  paso número uno de cualquier ritual de belleza.  La cosmética coreana nos enseña que  ya no vale hacerlo en un paso, es necesario hacerlo en dos, de la misma manera de las coreanas, probablemente las mujeres con la piel más bonita del mundo.

     Este sistema de doble limpieza es el pilar de la cosmética para ellas, pero en España es ahora cuando con más fuerza se está empezando a hablar de él. 

    Pero, ¿en qué consiste la doble limpieza?

    Consiste en hacer primero una limpieza con un aceite o una crema para eliminar grasa, restos de cosméticos y maquillaje. Y después con un limpiador jabonoso con espuma para eliminar contaminación y células muertas.

    ¿Y qué diferencia la limpieza que hacemos nosotros de la limpieza que hacen las coreanas? 

    Hacer doble limpieza de  cara y limpiarse la cara a conciencia son dos cosas muy diferentes. Mojarte la cara con agua y secarte con una toalla no puede considerarse para nada una limpieza facial.

    La doble limpieza es sin duda el primer paso hacia el objetivo final : una piel brillante, hidratada y suave.

    Pasos a seguir:

    Si te maquillas los ojos  empapa un disco de algodón con desmaquillador, ponlo sobre uno de los ojos cerrado y dejarlo actuar durante 10 ó 15 segundos.. A la hora de escoger estos productos,  los de base oleosa son los más recomendados precisamente por su base.

    Para el resto del rostro usaremos un aceite desmaquillante, una leche limpiadora o un agua micelar.Si  te decantas por el aceite, al aceite le gusta el aceite, así que un aceite limpiador puede ayudar a descomponer y eliminar el exceso de sebo y de impurezas asociadas a productos oleosos como el maquillaje, las siliconas y el protector solar. 

     ¡Muy importante! 

    Aclarar con agua tibia estos productos están diseñados para convertirse en una fórmula cremosa al mezclarse con agua caliente o tibia, no fría.

    El segundo paso de este método de limpieza implica el uso de un gel o espuma al agua. Nostros preferimos una espuma, hoy en día de cada vez encontramos más laboratorios que incorporan la espuma en su línea de limpieza facial. 

    No te olvides del tónico

    El uso del tónico prepara tus poros : los cierra y facilita la penetración de los productos que aplicarás después. Una manera práctica de usarlo es ponerlo en un bote con  spray para rociarlo y luego esparcirlo con suaves toques con los dedos.

    Si eres constante en tu rutina de limpieza verás cómo pronto verás los cambios en tu piel. 

     

     

    Leave a reply →